TURISMO

TURISMO PEÑAMILLER

 

Donde Hospedarse.

Donde Comer.

Peñamiller, Qro.

VER VIDEO

Peñamiller es un pintoresco pueblito con menos 1 100 habitantes, un templo del siglo XIX y un antiguo Palacio Municipal. Al Oriente se levanta el majestuoso "Picacho", como fiel guardián de la población, y que además es el que le da origen al nombre de Peñamiller. Su feria está dedicada a la Virgen de la Asunción y se festeja el 15 de agosto desde 1882. Su fundación data del 14 de diciembre de 1748. 

La Misión Dominica de San Miguel Palmas. Fue fundada el 17 de abril de 1691, por Fray Felipe Galindo. Este lugar es como un oasis rodeado de un abrupto relieve formado de cactus de tipo cande labros de hasta 10 metros de altura. Pintoresco pueblito entre grandes nogales, algunos de ellos de más de 200 años de edad. Su templo de principios del siglo XVIII así como una obra hidráulica "Acueducto"€ de 1761, son dignos de ser visitados. Además en este lugar se lleva a cabo la Feria de la Nuez, dedicada a San Miguel Arcángel, el 29 de septiembre.

Los viejos cascos de las exhaciendas de Boquillas y Extorás que como mudos testigos de las otroras prósperas haciendas ganaderas del siglo XIX, nos muestras el auge de estos lugares que se niega a desaparecer.

El cañón

 

El Cañón del Paraíso de escasamente 10 metros de ancho y enormes taluds de mármol negro a lo largo de 700 metros, por donde fluyen las aguas del Río Extorás y de más de cien metros de altura, en los que se han formado cuevas de formas caprichosas. En este lugar se puede practicar el rapel, apto para quienes gozan de practicar estas emociones. Además de visitar, el Manantial de La Guayaba, los petroglifos, petrograbados y la víbora que baja a tomar agua, son algunos de los atractivos naturales que se tienen.

 Río Blanco

 

Pueblito escondido con abundancia de agua cristalina de manantial, la que se aprovecha para la cría de trucha arco iris en estanques. Cuenta también con yacimientos de oro, plata, plomo y zinc. Digno de visitarse es el molino giratorio de madera rústico (arrastre), que trabajó Don Gregorio Aguilar Vargas. Además tiene pinturas rupestres y cohesillos, y más de 20 bocaminas de mercurio, grutas, cascadas; un templo construido en el siglo XIX en honor de San Miguel Arcángel con su Cristo Negro. También se puede acampar en el desarrollo eco turístico del Cerro del Sombrerete, donde se pueden encontrar venados cola blanca y gozar de la vista panorámica del lugar.

 

El Mirador de la Tembladera